El cereal virtuoso

Por: / Enero 2017

La avena posee tantas propiedades beneficiosas para la salud, que nunca debería faltar en nuestra alacena.

SEPARADOR

L

a avena es una gran fuente de energía, reduce los niveles de colesterol, contribuye en la prevención de enfermedades cardiovasculares y coronarias, protege el hígado, ayuda a tratar casos de fatiga, nerviosismo e insomnio, reduce la actividad tiroidea y es usada como tratamiento complementario en enfermedades como esclerosis, hipertensión y diabetes, en esta última por su acción reductora del índice glicémico.

También se destaca por ser el cereal que más proteínas aporta: 14%, necesarias para estructurar, renovar y crear tejido muscular. Es rica en carbohidratos (65%), contiene vitaminas, minerales, antioxidantes, ácidos grasos, aminoácidos y dos tipos de fibras: insolubles, que ayudan a prevenir el estreñimiento, y solubles, entre las que sobresalen los B-glucanos, responsables de reducir el colesterol en la sangre y que, además, proporcionan una sensación de llenura y saciedad, gracias a su efecto espesante en los alimentos.

Otro de sus méritos es que es baja en grasa (6%), y su alto contenido nutricional y vitamínico la hace un alimento altamente recomendado para niños, ancianos y personas convalecientes. Se trata pues de una comida que sólo produce beneficios para el organismo, pero sus virtudes se extienden más allá de lo alimenticio. En la historia de la humanidad se le ha dado un amplio uso en el mundo de la cosmetología, y se ha comprobado que disminuye inflamaciones cutáneas, elimina bacterias y células muertas, y humecta la piel.

Sin embargo, a pesar de sus virtudes, el consumo de avena tiende a disminuir. En la década del 60 del siglo pasado el consumo mundial de este cereal alcanzó un promedio anual de 47,9 millones de toneladas; en 2010 el mundo consumía en promedio 25,1 millones de toneladas.

En el mercado se consigue avena molida y en hojuelas. Los nutricionistas tienden a recomendar esta última, por su mayor contenido en fibra. Al comprar avena debemos fijarnos en la etiqueta y escoger el producto que ofrezca mayor aporte en fibra. También evitar las presentaciones que vengan con adición de azúcar.

Su cocción no perjudica su calidad, por el contrario mejora su digestibilidad, y por lo tanto, su aprovechamiento por parte del organismo. Se puede consumir a cualquier hora del día, y la porción recomendada es de tres cucharadas soperas rasas, que aportan 70 calorías.

Su consumo puede iniciarse desde los seis meses de edad, cuando el bebé comienza la alimentación complementaria. Debe evitarse en caso de intolerancia al gluten o enfermedad celíaca, una condición del sistema inmune en la que las personas deben evitar consumir gluten.

 

SEPARADOR

Etiquetados con: Alimentación / Salud / Tips /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
Cronoescalada a Patios: una aventura para la familia bogotana
Actividad fisíca

Cronoescalada a Patios: una aventura para la familia bogotana

Mejor en bici
Actividad fisíca

Mejor en bici

Publicidad

Le puede interesar
Esteban Chaves: “Mi talento es la disciplina”
Actividad fisíca

Esteban Chaves: “Mi talento es la disciplina”

Aprenda a comer chocolate
Alimentación

Aprenda a comer chocolate

Nuestros recomendados
Respira en el colegio
Vida

Respira en el colegio

Sentar cabeza
Vida

Sentar cabeza

Más compartidos
Guía de lactancia materna
Salud

Guía de lactancia materna

Cinco cosas que debes saber del complejo B
Salud

Cinco cosas que debes saber del complejo B

Publicidad