Dientes sanos para siempre

Dos trucos infalibles para tener dientes sanos durante toda la vida: una adecuada higiene oral y controles permanentes con el odontólogo.

SEPARADOR

E

s posible llegar a los 90 años con dientes en perfecto estado. La clave está en visitar al odontólogo una o dos veces al año, aunque la periodicidad puede variar de acuerdo al caso y ala edad, porque las necesidades cambian con cada periodo. Revise cuáles son las debilidades de sus dientes según la edad y el diagnóstico de un profesional.

Desde la gestación hasta los seis meses

Lo ideal es empezar a ir al odontólogo antes de que nazca el bebé, pues nadie mejor que un odontólogo pediatra para que le diga a una futura mamá qué debe hacer para cuidar la boca de su hijo desde el nacimiento.

Los padres inoculan a sus hijos, sin querer, las bacterias que producen caries (los streptococcus mutans). Esto ocurre a travésdel intercambio de saliva, por un beso en la boca o por comer con el mismo cubierto. Mientras el bebé no tiene dientes las bacterias no pueden vivir, pero una vez que salen los dientes pueden colonizar y comenzar a crear caries. En este periodo el odontopediatra se enfocará tanto en la salud oral de los padres como en la del recién nacido, quien requiere la limpieza de su encía ya sea con un cepillo de silicona o una gaza húmeda, que ayude a eliminar los residuos de la leche y otros alimentos.

Desde los seis meses hasta los seis años

Es probable que en este periodo los niños con dientes de leche presenten las primeras caries de la infancia. Éstas deben ser reparadas para evitar la pérdida prematura de estos dientes de leche o temporales. Aunque algunos padres le resten importancia a estos dientes, bajo el argumento de que los van a mudar, perder piezas dentales prematuramente puede traer problemas en el habla y la alimentación, actividades imprescindibles en la etapa de crecimiento y aprendizaje. Otra consecuencia es que al perder un diente el de al lado tenderá a ocupar ese espacio, y cuando vaya a salir el diente permanente no va a tener el espacio para hacerlo. Cuando esto ocurre, el odontólogo debe poner un aparato de ortopedia maxilar o frenillo para reservar el espacio del diente definitivo.

Adicionalmente, en esta etapa se deben corregir hábitos como chupar dedo, usar un chupo de entretención o dormir con un tetero en la boca, ya que en este caso específico el azúcar de la bebida que se queda en la boca se fermenta y se convierte en ácidos que atacan la superficie del diente, sacan el calcio y crean caries. Es mejor eliminar estos malos hábitos a tiempo para que no ocurran daños en la cavidad oral.

"​‌​

Los padres deben estar atentos si ven zonas blancuzcas en los dientes, porque se trata de un tipo de caries en una etapa reversible y que mejora con aplicación de flúor y hábitos de higiene”.

En esta etapa se necesita mucha prevención. Una medida eficaz es aplicar flúor en barniz (obligatorio para todos los menores de 18 años en Colombia). Con ello el esmalte del diente adquiere resistencia. Normalmente la aplicación de flúor se debe hacer cada seis meses, o con mayor frecuencia en el caso de los niños que sean más propensos a las caries. Si un niño produce caries en los dientes de leche es muy probable que lo siga haciendo con los dientes permanentes. Los niños con caries suelen ser los que comen muchas veces al día y mantienen en la boca un pH ácido, propicio para que vivan las bacterias.

Los padres deben estar pendientes de los horarios de comida y de los hábitos de limpieza de sus hijos. También deben estar atentos si ven zonas blancuzcas en los dientes, porque se trata de un tipo de caries en una etapa reversible y que mejora con aplicación de flúor y hábitos de higiene.

Cuando llega la época del recambio de los dientes de leche no hace falta que el odontólogo extraiga estas piezas, a menos que no se haya reabsorbido la raíz del diente de leche y al diente definitivo se le dificulte salir.

Desde los siete hasta los 21 años

En esta etapa se estrenan dientes y hay que asegurarse de que reciban flúor y todas las medidas de prevención. Empiezan los cambios hormonales propios de la adolescencia y es el momento de saber si necesitará ortodoncia o no. La rebeldía puede manifestarse en la resistencia a cepillarse los dientes varias veces al día. Entonces hay que aumentar la frecuencia de las visitas al odontólogo para prevenir enfermedades.

En caso de necesitar tratamiento de ortodoncia, éste solo se puede iniciar cuando todos los dientes permanentes han salido y sus raíces están formadas.

Desde los 22 hasta los 40 años

En este periodo no son comunes las caries nuevas, por eso es fácil pensar que la boca está sana. Muchos bajan la guardia y entonces es peor. Este es el momento de poner a prueba los hábitos de higiene oral aprendidos en la infancia y la adolescencia: cepillarse de una manera adecuada al menos tres veces al día, usar seda dental diariamente, visitar al odontólogo aunque no haya ningún síntoma.

Pero poca gente sigue esta regla de oro, por lo que es probabl eque empiecen a formarse cálculos dentales (placa endurecida). Hay gente que es más propensa a desarrollar cálculos, y en esos casos con más razón hay que visitar al odontólogo con frecuencia. El cálculo debe ser raspado por un profesional; hay enjuagues y cremas que ayudan a retrasar su aparición, pero no existe un cepillo de dientes o crema dental que logre eliminarlo. El problema de no quitarlo a tiempo es que crece por debajo de la encía y destruye el hueso que está alrededor del diente. Esta es la primera causa de pérdida de los dientes en Colombia. En la edad adulta también puede producirse la enfermedad periodontal, cuyo primer síntoma es el sangrado de las encías.

De 40 años en adelante

Si la enfermedad periodontal avanza, se pierden dientes porque el hueso se debilita con la infección. La gente suele pensar que los dientes se pierden por caries y, en realidad, se pierden más dientes por enfermedad periodontal que por caries. Por eso es necesario ir al odontólogo al menos una vez al año durante toda la vida.Cuando se empiezan a perder dientes lo mejor que se puede hacer es ponerse en manos de un buen periodoncista. Perder piezas dentales es la consecuencia de los malos hábitos de higiene oral y la asociación con otras enfermedades sistémicas. Cuando esto ocurre, la última opción son las prótesis dentales, las cuales realiza el especialista en rehabilitación oral.

Etiquetados con: Salud oral / Dientes /

Compartir

Dejar un comentario

Publicidad..

Lo Nuevo
Deportistas trasplantados: el deporte es una forma de agradecer la vida
Actividad física

Deportistas trasplantados: el deporte es una forma de agradecer la vida

Los 10 errores más comunes al reciclar
Medio ambiente

Los 10 errores más comunes al reciclar

Más compartidos
5 datos sobre el complejo B y la vitamina B12
Salud

5 datos sobre el complejo B y la vitamina B12

Cuento de amor con perros guía
Salud

Cuento de amor con perros guía

Le puede interesar
Mejor en bici
Actividad física

Mejor en bici

Yoga para niños: Disfrutar, crecer y aprender
Actividad física

Yoga para niños: Disfrutar, crecer y aprender