Mitos y realidades del VIH

Por: / Diciembre 2017

Mucha gente todavía tiene miedo de infectarse de VIH en una oficina o en un baño público; todavía hay personas que son despedidas de sus trabajos por tener VIH, aunque esto sea ilegal. Todo es producto de los mitos y la estigmatización que sigue rodeando esta enfermedad. Aquí mostramos cuáles son verdaderos y falsos.

SEPARADOR

Mito:
Solo se deben hacer la prueba las personas que están dentro de los grupos de riesgo.

Falso:

La principal causa de riesgo para contraer el VIH es tener una vida sexual activa sin protección. No importa si se trata de una ama de casa o si se tiene pareja estable. Una de cada tres personas no sabe que tiene la enfermedad. Hacerse la prueba es la única herramienta que ayudaría a reducir esta cifra. Todavía existe mucho tabú, incluso de parte de los médicos, de exigir a sus pacientes hacerse la prueba. Por su parte, los pacientes en general son reacios a hacérsela. Según el infectólogo y especialista en VIH, Carlos Álvarez, aunque desde hace años se ha trabajado en este aspecto, aún falta mucho por hacer. Desde 2005 es obligatorio ofrecer la prueba de VIH a las mujeres embarazadas con el fin de evitar la transmisión al bebé, pero aún así, muchas veces no se les realiza.

SEPARADOR

Mito:
No importa cuándo se hace el diagnóstico.

Falso:

Mientras más pronto, mejor. Por varias razones, explica Álvarez: no se contagia a otras personas (una persona con VIH normalmente no quiere infectar a las personas que quiere); mientras más rápido se detecte, más rápido se evita el deterioro y la persona se recupera más fácilmente. La enfermedad es asintomática en una primera fase y cuando llega al estadio sida es más difícil de tratar con éxito. Detectarla tardíamente incrementa las posibilidades de morir por un virus oportunista, mientras que un diagnóstico temprano garantiza una alta expectativa de vida.

SEPARADOR

Mito:
Una persona con VIH puede mantener relaciones con otra persona con VIH sin protección.

Falso:

Si una pareja de personas con VIH mantiene relaciones, deben hacerlo con protección para evitar la reinfección. Hay varios tipos de VIH, algunos pueden ser más virulentos o resistentes. Además, si tiene relaciones desprotegidas, una persona con VIH también puede adquirir otras enfermedades como hepatitis B y C.

SEPARADOR

Un paciente con VIH bajo tratamiento tiene altas probabilidades de llevar una vida normal, y su esperanza de vida es casi similar a la de una que no tiene VIH.

SEPARADOR

Mito:
Las mujeres con VIH no pueden ni deben tener hijos para evitar el contagio.

Falso:

Si una mujer ya ha sido diagnosti- cada con VIH y quiere ser mamá puede embarazarse, y evitar contagiar a su hijo siguiendo el tratamiento. El tratamien- to debe hacerse durante el embarazo, deben tomarse medidas en el parto y la madre no podrá amamantar al bebé. Si no se hace el tratamiento, la posibilidad de transmitir el virus al feto es de 33%, mientras que con el tratamiento es el 1%.

SEPARADOR

Mito:
El VIH es mortal.

Falso:

No existe cura para el VIH, pero el tratamiento actual es muy potente y evita que el virus se replique y mate células sanas. Un paciente con VIH bajo tratamiento tiene altas probabilidades de llevar una vida normal, y su esperanza de vida es casi similar a la de una que no tiene VIH. El doctor Álvarez cuenta que Colombia ha ido a la par de otros países en el suministro de medicamentos antirretrovirales. Sin embargo, la mortalidad no ha variado mucho y se sigue muriendo gente con VIH en Colombia. Esto se debe a que en algunas regiones la atención todavía es mala, y cuando no recibe el tratamiento el paciente con VIH no exige, por la estigmatización que conlleva la enfermedad. Si la persona tiene acceso al tratamiento, el VIH se comporta como una enfermedad crónica manejable.

SEPARADOR

Mito:
El futuro de la enfermedad es incierto y desolador.

Falso:

Se puede avizorar que en el media- no plazo el tratamiento será más efectivo y que las continuas campañas de educa- ción bajarán la tasa de contagio. Los medicamentos son cada vez más potentes: “En 1998 formulábamos 10 a 15 tabletas al día, con efectos secundarios y ciertas limitaciones de horarios para tomarlos. Ahora el tratamiento es una tableta o dos y tiene muy pocos efectos secundarios”, relata el doctor Álvarez. Se está investigando un medicamento que se inyecta y tiene un efecto durante varias semanas, para evitar tomar medicamentos cada día. Esto también conlleva un problema: la efectividad de los tratamientos ha hecho que mucha gente le pierda el miedo al contagio y esto se está reflejando en que hay aumento de otras enfermedades de transmisión sexual como la sífilis.

SEPARADOR 

Etiquetados con: Colombia / VIH / Historia /

Compartir

Dejar un comentario
Lo Nuevo
El VIH en Colombia
Salud

El VIH en Colombia

Mitos y realidades del VIH
Salud

Mitos y realidades del VIH

Publicidad

Le puede interesar
Batidos saludables
Alimentación

Batidos saludables

Así estamos en cáncer
Salud

Así estamos en cáncer

Nuestros recomendados
Un beso barbado
Vida

Un beso barbado

Respira en el colegio
Vida

Respira en el colegio

Más compartidos
Guía de lactancia materna
Salud

Guía de lactancia materna

Diez mitos sobre la barba
Belleza

Diez mitos sobre la barba

Publicidad