Una gripa en Nueva York

Por: / Diciembre 2018

Una gripa nos puede llegar a todos y en el momento menos esperado, incluso cuando estamos en un viaje de descanso o de trabajo. El autor cuenta su experiencia.

SEPARADOR

M

e agarró una gripa dura paseando en Nueva York. Los veranos son muy calientes pero también helados: museos, tiendas y restaurantes ponen el aire acondicionado tan fuerte que para mantener la temperatura exterior uno necesitaría una chaqueta de plumas en agosto. Primero fue la congestión nasal y la carraspera en la garganta, después llegó la fiebre y, finalmente, una tos de esa que parece que va a salir con pedazos de pulmón. Las pastillas de miel y las aguas de jengibre que me daba mi mujer no parecían funcionar.

Habíamos quedado de encontrarnos con un amigo médico que lleva muchos años viviendo en Estados Unidos. Nos recogió cerca de Columbia, donde nos estábamos quedando, y nos fuimos a desayunar un domingo en una de esas cafeterías de moda en lo snuevos dominios de Chelsea, esas que sirven brunch junto a las galerías de arte. Apenas me vio puso cara de preocupación. Esa tos no me gusta, dijo. Me interrogó brevemente y me dijo que me tenía que tomar un antibiótico porque, faltando pocos días para regresar a Bogotá, podía agravarme y además contaminar a mis vecinos de avión.

No sé si por costumbre o casualidad, mi amigo tenía un recetario médico en el carro. Llenó la fórmula y me dijo que lo mejor era que la dejáramos en la farmacia antes de sentarnos a comer, porque podía tomar un par de horas. En la farmacia me sentí pasando por inmigración otra vez: la dependiente llenó un formulario con todos mis datos, la dirección en la que me alojaba, el teléfono, verificó que el de la foto del pasaporte se pareciera a mí. Revisó también la licencia del médico. En algún momento pensé que me iba a mandar al famoso cuartico para un interrogatorio más extenso. Nos ordenó volver en dos horas.

"​‌​

Desde aquel viaje siempre cargo una caja de Azitromicina en la maleta. La llevo para ahorrarme los 100 dólares, por si me la vuelven a recetar. La compro en Bogotá, obviamente sin fórmula y sin ninguna restricción”.

 

 

Le pregunté a mi amigo qué tipo de remedios me había prescrito que generaban tantas suspicacias. Pensé que me iba a tomar uno de esos jarabes que hacen alucinar a los adolescentes y los convierten en caníbales o asesinos seriales a la primera cucharada. La receta era simple: Azitromicina y un jarabe expectorante.

Volvimos dos horas y media después y la fórmula no estaba lista, tuvimos que esperar unos treinta minutos más y responder de nuevo las mismas preguntas del cuestionario inicial. Pagué 90 dólares por las tres pastillas y 20 por el jarabe. El mismo antibiótico cuesta 5.000 pesos en Colombia y, claro, como cientos de medicamentos que sólo se deberían vender con fórmula médica, se puede comprar sin ninguna restricción. Nadie entiende bien lo del precio de las drogas: hay muchas que son mucho más baratas en Colombia, mientras otras son carísimas, por las patentes o porque hay tanta demanda que los laboratorios o farmacias ponen los precios que quieren, o por la resistencia a los genéricos, o porque las reglas que impiden importar barato sí se cumplen.

Si mi amigo no me hubiera atendido habría tenido que buscar un médico y pagar una consulta. Enfermarse en Estados Unidos puede salir carísimo. Conozco personas que han tenido que empeñarse para pagar tratamientos médicos allá. Como hay mucha gente que no tiene seguro de salud, cuando se enferman pueden quedar en la ruina: se supone que eso es lo que trató de lograr la reforma de salud de Obama, que todos tengan un seguro.

Los estudios están de acuerdo en que los antibióticos están perdiendo eficiencia, pues hemos tomado tantos que estamos ayudando a una exitosa selección natural a las bacterias, que se están haciendo inmunes. Me pregunto cuánta gente en Colombia toma antibióticos sin prescripción médica.

Desde aquel viaje siempre cargo una caja de Azitromicina en la maleta. La llevo para ahorrarme los 100 dólares, por si me la vuelven a recetar. La compro en Bogotá, obviamente sin fórmula y sin ninguna restricción.

SEPARADOR

Etiquetados con: Enfermedad / Viajar /

Compartir

Dejar un comentario
{jumi [publicidad/publicidad.php] [/21618492152/300x600]}
Lo Nuevo
Turismo cafetero
Tiempo libre

Turismo cafetero

Mabel Lara
Belleza

Mabel Lara

Más compartidos
5 datos sobre el complejo B y la vitamina B12
Salud

5 datos sobre el complejo B y la vitamina B12

Cuento de amor con perros guía
Salud

Cuento de amor con perros guía

Le puede interesar
Entrenadores en el celular
Actividad física

Entrenadores en el celular

Tatiana Calderón: “La clave es haber conseguido mi pasión”
Actividad física

Tatiana Calderón: “La clave es haber conseguido mi pasión”